Coaching para emprendedores (VI): ¿Cómo me comunico conmigo mismo y con los demás?

Seguimos con la serie de coaching para emprendedores. Hoy hablamos de un hábito básico que el emprendedor excelente es consciente de que le va a ayudar en su camino: el cuidar su comunicación, tanto consigo mismo como con los demás. Este hábito tiene mucho que ver con ser emocionalmente inteligente, y gestionar de forma eficiente las propias emociones, (inteligencia intrapersonal) como las emociones de los demás, (inteligencia interpersonal).

Éste se suma a los hábitos para emprendedores que hemos desarrollado anteriormente y que conviene desarrollar si se quiere conseguir los objetivostener una visión clara, mantener un compromiso firme con su proyecto, dedicar tiempo a conocerse, tener confianza en sí mismo y querer aprender continuamente.

 

¿Cómo es la personalidad de los emprendedores excelentes?

CONSIGO MISMO

Utiliza consigo mismo un lenguaje positivo, que le impulsa y refuerza su confianza. Se habla a sí mismo como lo haría con un amigo por el que siente respeto, aprecio y al que quiere animar y reforzar con sus palabras.

Identifica las creencias limitantes y las transforma en poderosas. Las creencias limitantes son aquellas que le bloquean, que le restan energía y que le hacen dudar de sus capacidades. Por tanto, está muy atento a esas creencias y, cuando las detecta, elige voluntariamente transformarlas en otros mensajes que le impulsan y le ayudan a mantener la confianza en sí mismo.

Es comprensivo con sus propios errores y se esfuerza en sacar el aprendizaje de los mismos. Es tolerante con sus propias limitaciones y actúa con afán de superación de esos límites, con resiliencia ante las situaciones difíciles y los obstáculos.

Es su propio marco de referencia, no se compara con otras personas, sino que busca su propia superación y ser mejor que él/ella mismo/a. No busca continuamente la aceptación o el reconocimiento de los demás, sino que sigue su propia escala de valores.

Recuerda sus logros pasados y los recursos que empleó anteriormente para superar los retos que se le plantearon, cuando surgen nuevos momentos de dificultad.

Comprende que “el mapa no es el territorio”, (el mapa representa una parte de la realidad, un enfoque concreto) y que hay muchas interpretaciones de la realidad. Toma conciencia de que su forma de entender la realidad no es la única ni es la mejor, lo cual le hace admitir otros puntos de vista y buscar qué información útil e interesante pueden aportarle las opiniones de otras personas.

 

CON LOS DEMÁS

Escucha con atención, antes de hablar. Escucha de una forma activa, sin estar pensando en lo que va a decir después. Intenta comprender no sólo lo que la otra persona dice, sino cómo lo dice, cuáles son sus gestos, su lenguaje corporal, y los sentimientos que puede tener esa persona, (intenta escuchar con empatía).

Sabe que es importante prestar atención a los pequeños detalles en la comunicación, los gestos, la mirada, la sonrisa.

Escucha sin emitir juicios, sin interrumpir ni completar las frases de los demás. Deja el tiempo necesario a los demás para expresarse, respeta sus silencios.

Da feedback reconociendo el esfuerzo o el trabajo bien hecho. Cuando hace un reconocimiento lo hace sinceramente, poniendo en valor a la otra persona.

• Cuando realiza una crítica o una comunicación para corregir un comportamiento lo hace de forma constructiva y en privado, haciendo sentir bien a la persona o colaborador.

 

Reflexiones

Me gustaría saber tu opinión. ¿Cómo te hablas a tí mismo? ¿Cómo es tu comunicación con los demás? ¿Crees que “conectas con los demás” cuando hablas con ellos?¿Cómo te aseguras de que te comprenden?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *