¿Qué papel juega la ética en el coaching?

¿Cómo es la ética en el coaching? ¿Existe la responsabilidad social en los coaches profesionales? ¿Cómo es la ética del coach profesional? Este año tuve la oportunidad de participar en un Congreso sobre la “Felicidad y la Vida Buena”, o Congreso del Bienestar, que se celebró en Tudela, donde pude aprender y reflexionar de la mano de grandes pensadores y humanistas de la actualidad qué claves éticas y morales hacen una “vida buena”, en ámbitos como la educación, el arte, la filosofía, la sociedad.

Por la calidad de las ponencias y el interés de un gran número de asistentes pude constatar, a pesar de lo que pueda parece con las noticias que nos rodean diariamente, que a las personas nos importa mucho tener esa base ética para llevar una vida plena y con sentido. Aunque el ser humano es capaz de las más atroces acciones, también, afortunadamente, puede engendrar los más bellos pensamientos.

La ética en el coaching

Me gustaría compartir aquí algunas de las reflexiones sobre el Congreso del Bienestar ‘La Vida Buena’, en relación con la ética en el coaching:

“Aprende a gestionar tus emociones para gestionar tu vida. Las emociones se contagian, incluso físicamente. Cómo te sientes se refleja en tu postura corporal y facial. La buena noticia es que también funciona al revés, pruébalo”. Elsa Punset.

“No es la fe la que da la palabra, sino la palabra la que da la fe. Somos responsables de lo que creemos, de nuestra confianza “. Pablo d’Ors.

“La inteligencia son las cartas que te tocan en la partida de la vida y el talento es cómo las juegas. Lo bueno es que el talento se puede desarrollar y entrenar. El desarrollar la capacidad de autocontrol es más importante para la felicidad que el coeficiente intelectual “. José Antonio Marina.

La moral no garantiza la felicidad pero protege la estructura para que pueda ocurrir y la hace más posible“. Daniel Innerarity.

Cada uno, en nuestra medida, siempre podemos aportar algo a la felicidad de los demás“. Antonio Fraguas Forges.

 

La ética en el coaching, un elemento esencial

Así como la ética es un cimiento fundamental para sostener nuestras acciones y comportamientos en nuestra vida, también resulta ser una base imprescindible en el ejercicio de nuestra profesión.

AECOP, (Asociación Española de Coaching Ejecutivo-Organizativo y Mentoring) declara ser una organización ética y dispone de varias herramientas para apoyar esto, (Código ético, Código Deontológico y Manual de Buenas Prácticas).

La ética en el coach ejecutivo. Principios y valores éticos

Las personas que ejercen la profesión de coach ejecutivo de forma reconocida y avalada por Aecop, observamos esos principios éticos esenciales en el coaching, garantizando unos comportamientos profesionales y rigurosos alineados con los siguientes aspectos:

Principios

Confianza

“Seguridad o esperanza firme que alguien tiene de otro individuo o de algo”. Para poder crear un clima adecuado con el coachee o cliente y el desarrollo óptimo del proceso este aspecto es básico e imprescindible a conseguir por parte del coach.

Respeto

“Consideración y reconocimiento del valor de una persona o de una cosa”. Se parte de la consideración de la autonomía y la individualidad de cada persona, confiando en su capacidad y talento para conseguir sus metas.

Compromiso

“Obligación contraída por medio de acuerdo, promesa o contrato”. Los acuerdos consensuados por parte del coach deben cumplirse de forma rigurosa e impecable, dando respuesta al cliente según lo que se ha establecido.

Profesionalidad

“Cualidad de la persona u organismo que ejerce su actividad con relevante capacidad y aplicación”. El coach se compromete además a una práctica de calidad, respetando los estándares requeridos en sus actuaciones.

Valores

Dignidad
Consideramos a las personas que participan en el proceso como racionales, capaces de diferencias y elegir su camino, evolucionar y mejorar con su toma de decisiones y con total derecho a ejercer su libertad, respetando su naturaleza.

Integridad
Defendemos una conducta coherente respecto a lo que hacemos y decimos, siendo fieles y responsables en nuestras conductas.

Honradez
Mantenemos un respeto por la verdad y somo sinceros y honestos en nuestras interacciones.

Seguridad
Defendemos la creación de un entorno en el que el cliente se sienta protegido y no con herramientas que permitan alcanzar los resultados.

Diálogo
Practicamos una actitud libre de juicios para acompañar al cliente en su desarrollo y fomentar su libertad de expresión.

Confidecialidad
Mantenemos una actitud muy discreta y prudente con la información que se trata en las reuniones con el cliente, garantizando el “secreto profesional” en nuestras interacciones.

Y en tu opinión: ¿Cuáles de estos principios o valores son claves para favorecer el desarrollo? ¿Cuáles son tus fortalezas? ¿Cuáles te gustaría reforzar? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *