Coaching para emprendedores (IV): ¿Qué pienso sobre mis capacidades y potencial?

Hemos visto en los posts anteriores la importancia que tiene para emprendedores exitosos el tener una visión clara del proyecto, un compromiso firme y entusiasta y el dedicar tiempo a conocer bien sus fortalezas y áreas de mejora.
Aunque son conscientes de sus limitaciones, los emprendedores poseen además una competencia sólida de confianza y seguridad en sí mismos, en sus capacidades y en su potencial. Esto les permite mantener una actitud positiva a pesar de las dificultades.

Tarde o temprano en su camino va a encontrarse con situaciones en las que los resultados no van a ser los esperados, en los que va a “caer”. No es importante las veces que va a “caer”, lo realmente importante es que siempre esté dispuesto a volver a “levantarse”. Esto es la competencia llamada resiliencia, es decir, ser capaz de sobreponerse a las dificultades y sacar un aprendizaje de las experiencias, utilizando e incorporando ese conocimiento vivencial a partir de ese momento.

Esta actitud permite además a los emprendedores aceptar su responsabilidad ante los errores cometidos, asumiendo un papel protagonista. Los emprendedores eligen no quejarse, no ser “víctimas” de las circunstancias, sino “protagonistas”. Es decir, ante las experiencias fallidas no van a culpar a los demás o al entorno, sino que eligen ser los responsables de sus decisiones y saben que son ellos quienes deciden qué camino seguir.

Por ello, son pacientes con esas decisiones, sabiendo que los resultados no son a corto plazo, sino que la visión la definen a largo plazo. Su foco es a largo plazo, la estrategia para alcanzar su objetivo sí es a corto plazo. Por tanto, no cambiarán su foco ni su visión, pero la estrategia la cambiarán tantas veces como consideren necesario.

Muestra también otros comportamientos relacionados con la seguridad en sí mismo, como, por ejemplo, pedir disculpas cuando se equivoca o reconocer sus limitaciones. Estos hechos, que podrían resultar a priori debilidades, demuestran realmente una fortaleza, ya que el mostrar vulnerabilidad está relacionado con una personalidad segura y sin miedos. A su vez, esta seguridad le permite asumir riesgos necesarios para atreverse a salir de su zona de confort cuando tiene que probar experiencias o situaciones nuevas para conseguir los resultados que busca.
La confianza en sí mismo le llevará a actuar con determinación y con firmeza, perseverando hasta alcanzar su meta.

Y tú, ¿cuánto confías en ti mismo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *