La inteligencia emocional (II): su relación con el autoconocimiento

Como ya hemos comentado anteriormente, la inteligencia emocional determina cómo nos relacionamos con nosotros mismos (inteligencia intrapersonal) y con los demás (inteligencia interpersonal). Hoy veremos el autoconocimiento y su relación con la inteligencia emocional.

Componentes de la inteligencia emocional: el autoconocimiento

Ahora vamos a ver qué componentes tiene la inteligencia emocional.

Dentro del área de la inteligencia intrapersonal encontramos tres bloques de competencias que podemos desarrollar para ser emocionalmente inteligentes:

1. El autoconocimiento
2. La autorregulación
3. La automotivación

Así, en este post vamos a tratar el primer grupo de competencias, las relacionadas con el autoconocimiento.

Es el primer paso para adentrarnos en la práctica de la inteligencia emocional.

Sin duda supone una etapa muy importante que implica una reflexión para observar e identificar cómo reaccionamos emocionalmente ante las situaciones externas e internas.

Relación de la inteligencia emocional con el autoconocimiento

El AUTOCONOCIMIENTO y la inteligencia emocional

AUTOCONCIENCIA

Es la capacidad de reconocer nuestras emociones y sentimientos y de cómo éstos afectan a nuestro comportamiento.

Consiste en saber qué sentimos, porqué lo sentimos, porqué en cada situación concreta y no en otra, o con unas personas en concreto, etc.

En muchas ocasiones podemos observar que nuestras emociones se han ido configurando a lo largo de nuestra vida debido a nuestras experiencias pasadas.

También a nuestra educación, nuestro entorno social y familiar, y, sobre todo, nuestras propias interpretaciones de todo esto.

Por ello, una misma situación, por ejemplo, de una tormenta en medio de la noche, puede disparar emociones de tristeza o miedo en unas personas o de alegría en otras.

Las emociones son simplemente señales de alerta que nos avisan de algo.

Somos nosotros los que decidimos qué hacer con esas emociones, a través de nuestros pensamientos, una vez que detectamos e identificamos la emoción.

El desarrollar esta competencia de autoconocimiento nos resultará de mucha utilidad en el entorno profesional.

Influye mucho en nuestros resultados, porque nos permite comprender y poder predecir nuestras propias reacciones ante determinadas situaciones.

¿CÓMO IR ENTRENANDO MI AUTOCONCIENCIA?

  1. Analiza y haz una lista de tus puntos fuertes y tus puntos débiles, respecto a cada competencia y sitúate en una escala del 0 al 10.
  2. Haz un registro diario (durante una semana) de al menos cinco situaciones que has vivido durante el día e identifica qué emociones te han provocado, (miedo, alegría, sorpresa, tristeza, enfado).
  3. Reflexiona sobre qué relación existe entre cada situación y la emoción que te genera. ¿Qué crees que te produce esa emoción? ¿De qué te está avisando? ¿Qué sentimiento te genera?

AUTOVALORACIÓN

Es la percepción que tenemos de nosotros mismos sin estar influida por lo que los demás piensen de nosotros.

También de forma independiente a su reconocimiento.

Una imagen positiva y amorosa hacia uno mismo contribuye a que nuestra tranquilidad esté en nuestras manos y no dependa de los demás o del entorno.

Normalmente, una persona con alta autoestima tiene más posibilidades de afrontar con éxito los proyectos que emprende y las situaciones con las que se encuentra.

Así, tiene una mayor fortaleza, no sólo mental sino también física.

¿CÓMO IR ENTRENANDO MI AUTOVALORACIÓN?

  1. Haz un listado de los 10 valores que son importantes para tí en tu vida. Una vez hecha la lista elige los 5 valores que son más importantes y analiza el grado de coherencia que existe en cada área de tu vida en este momento con esos valores.
  2. Anota por escrito los errores que has cometido en el pasado y perdónate sinceramente por ellos. Reflexiona sobre los aprendizajes que esas experiencias te han aportado y en qué te ha ayudado posteriormente el haberlas vivido.

AUTOCONFIANZA

En primer lugar, decir que consiste en la seguridad y confianza en uno mismo manteniendo una actitud positiva ante las adversidades.

Por tanto, esta competencia tiene un componente de esperanza, de fe en uno mismo.

Por ejemplo, en muchas ocasiones la vida nos va a poner a prueba.

Esto va a plantearnos retos u obstáculos que van a hacer que nos enfrentemos a nuestros miedos e inseguridades.

Es aquí donde podemos aprender a desarrollar esta competencia, confiando en nuestras capacidades y en nosotros mismos.

Sin miedo a equivocarnos, ya que en la vida no hay “errores”, tan sólo “aprendizajes”.

Por tanto, este enfoque nos ayuda a relajarnos, a atrevernos a hacer más cosas, a perseguir nuestros sueños y nuestras metas y a no exigirnos ser perfectos.

¿CÓMO IR ENTRENANDO MI AUTOCONFIANZA?

  1. Haz una lista por escrito de tus éxitos y logros pasados.
  2. Pregunta a 10 personas de círculo de confianza que identifiquen las 3 fortalezas que más destacan en ti. Intenta que sean personas de diferentes entornos, (familiar, profesional, amistades).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *