El coaching y la programación neurolingüística (I): Las creencias

La programación neurolingüística, (PNL) es el arte y la ciencia de la excelencia personal. Se considera un arte porque cada uno da su toque único y personal y de estilo a lo que esté haciendo y esto nunca se puede expresar con palabras o técnicas. También es una ciencia porque hay un método y un proceso para descubrir los modelos empleados por individuos sobresalientes en un campo para obtener resultados sobresalientes. Su aplicación en el coaching para el desarrollo personal ofrece resultados muy positivos.

La PNL nos enseña a comprender y organizar nuestros propios éxitos, de modo que podamos disfrutar de muchos más momentos parecidos. Es una forma de descubrir y desvelar nuestro genio personal, una forma de sacar a la luz lo mejor de nosotros mismos.

Para ello, la PNL utiliza unas técnicas que permiten analizar cómo recogemos y analizamos la información, para poder identificar el mejor lugar donde intervenir para realizar el cambio deseado. Se analiza, por tanto, en qué nivel realizamos los aprendizajes y los cambios:

1. Espiritual: es el nivel más profundo, donde consideramos y revisamos las cuestiones metafísicas: ¿Para qué estamos aquí? Este nivel guía y modela nuestras vidas, y cualquier cambio en él repercute en los demás niveles.

2. Identidad: es el sentido básico de mi mismo, mis valores principales y misión en la vida.

3. Convicciones: son las ideas que pensamos que son ciertas y son la base de nuestras acciones. Son nuestras creencias y pueden resultarnos potenciadoras o limitantes.

4. Capacidad: es el conjuntos de habilidades generales o estrategias que empleamos.

5. Comportamiento: las acciones específicas que llevamos a cabo.

6. Entorno: aquello a lo que reaccionamos, lo que nos rodea y las demás personas con las que estamos en contacto.

Las creencias son los principios que rigen nuestras acciones y nuestros mapas internos que nos dan estabilidad y nos ayudan a entender el mundo. Estas creencias vienen de muchas fuentes (educación, experiencias pasadas, acciones repetidas, expectativas de nuestro entorno, etc). Las creencias potenciadoras son permisos que estimulan nuestras capacidades, mientras que las limitantes por lo general giran alrededor del “no puedo”. Las creencias cambian y se desarrollan y pueden ser una elección por nuestra parte.

Reflexiones
¿Cuáles son mis creencias? ¿Son potenciadoras o limitantes? ¿Me resultan útiles? ¿Son barreras para mí? ¿Cuáles me merecen la pena mantener para que me permitan alcanzar mis objetivos?

 Bibliografía utilizada:
“Introducción a la PNL”- Joseph O’Connor y John Seymour
“De sapos a príncipes”- Richard Bandler y John Grinder
“Identificación y cambio de creencias” – Robert Dilts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *