Seleccionar talento (I): Descripción de puestos

En el entorno actual, las mejores compañías se caracterizan por hacer una inversión continua en atraer, seleccionar y gestionar el talento, para potenciar el desarrollo de sus equipos.

Lo que diferencia a una empresa que tiene éxito de otra que no lo tiene son, ante todo, las personas, sus capacidades y su compromiso. Una de las etapas fundamentales para poder construir un equipo sólido y con buen desempeño es detectar y atraer el talento necesario para los objetivos de la organización.

La gestión por competencias es un modelo en el que se evalúan las competencias personales específicas para cada puesto de trabajo favoreciendo el desarrollo de nuevas competencias para el crecimiento personal de los profesionales.

Como paso previo, se analiza la misión y las funciones principales del puesto que se busca seleccionar. A partir de ahí se definen las características principales que deben tener las personas para ocupar ese puesto determinado.

El modelo está orientado a los resultados: se buscan rendimientos excelentes de la persona en el puesto y en la organización.

En esta forma de gestión se garantiza el desarrollo y la gestión del potencial de las personas, ya que además se tiene en cuenta su potencial, sus motivaciones, sus expectativas de desarrollo y de crecimiento. Se analiza “lo que saben hacer” y se visiona “lo que podrían llegar a hacer”.

¿Cómo realizaremos la descripción de un puesto?:

1.- La primera reflexión para definir el puesto que se busca cubrir pasa por analizar el “para qué” de ese puesto en la organización y en el equipo y cuál va a ser su misión y responsabilidades fundamentales.

  • Misión: concretaremos cuál sería la visión esquemática y general del puesto de trabajo que se quiere cubrir. Podríamos decir que la misión de cada puesto de trabajo es la razón por la cual se crea.
  • Responsabilidades: describiremos cuáles son las actividades esenciales del trabajo.
  • Funciones y tareas: detallaremos de una forma más concreta y exhaustiva todas las tareas a realizar en ese puesto de trabajo.

2.- Después pasaremos a concretar los requisitos: En este apartado haremos distinción entre aquéllos que consideremos necesarios para el desempeño óptimo del puesto y aquéllos que no son imprescindibles, pero que aportan un valor añadido a la candidatura y son, por tanto, valorables.

  • Formación y conocimientos: concretaremos el conjunto de conocimientos técnicos o específicos que consideramos necesarios para el buen desempeño de las funciones del puesto. Se incluyen en este apartado tanto la formación reglada como idiomas o conocimientos de informática.
  • Experiencia: estableceremos cuál es la experiencia mínima necesaria que debe tener un candidato para poder conocer las implicaciones inherentes al puesto que buscamos cubrir y tener la práctica suficiente para poder realizar de forma óptima sus funciones.
  • Competencias: definiremos cuáles son características más importantes que debe tener una persona para desempeñar de forma excelente ese puesto en nuestra organización. Algunas de las competencias pueden ser generales a todos los trabajadores de la empresa y otras son específicas del puesto en cuestión. Ejemplo: orientación a resultados, capacidad de negociación, liderazgo, habilidad de comunicación, trabajo en equipo o capacidad analítica.
  • Actitud: determinaremos cuál es la disposición necesaria del individuo a reaccionar de una manera específica, su compromiso y, en última instancia, su comportamiento. Ejemplo: que sienta interés por las nuevas tecnologías, que esté disponible para viajar a nivel internacional, que esté al corriente de nuevas tendencias o de corrientes de moda o que tenga sentido estético.

3.- Por último analizaremos los aspectos relacionados con el encaje en el equipo/organización y desarrollo del puesto: el reflexionar sobre estos puntos es imprescindible cuando elaboremos la descripción del puesto, ya que tienen una importancia clave para realizar una adecuada selección:

  • Cultura corporativa y valores: constituye el conjunto de normas, valores y pautas de conducta que comparten los integrantes de la empresa, que se ve reflejado en sus comportamientos. La cultura es un factor de integración, ya que los miembros del grupo para sentirse parte de él deben cumplir con las pautas establecidas.
  • Colaboradores y responsables: definiremos a qué persona o personas va a reportar ese puesto, tanto a nivel jerárquico como a nivel funcional. De igual forma, determinar qué personas va a tener a cargo el puesto y con qué personas va a interactuar ese puesto, tanto a nivel interno como externo, (clientes, proveedores, etc).
  • Desarrollo del puesto en el equipo: analizaremos cuál es el recorrido profesional que esperamos de la persona dentro del equipo.
  • Expectativas de crecimiento del puesto en la  compañía: definiremos la trayectoria potencial que puede tener en la organización.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *