Tu Propósito en la Vida : concentra tu intención y atención en “lo único”

¿Sabes qué da sentido a tu vida? Para saber cuál es tu propósito en la vida tienes que poner el foco en lo único, poner el foco en lo más importante en tu vida.

Pon el foco en tu propósito en la vida 

He leído hace poco un libro que me resulta muy inspirador y que me gustaría recomendarte. Se trata del libro de Gary Keller, “Lo único”.

Creo que trata de forma muy amena y práctica la importancia de centrarte en tu vida hacia lo que consideras lo más importante, lo que da sentido a tu vida (tu propósito).

Poner el foco en tu propósito en la vida. Concentrarse en tu propósito de vida.

También lo que da sentido a tu trabajo, tu relación con tu familia, con tus amigos, o en todas aquellas facetas que para tí son claves en tu vida.

Este libro propone reflexionar sobre centrar tu intención y tu atención, “poner foco” en tu vida, (aspectos que ya hemos tratado en anteriores posts).

Busca lo único o como alcanzar tu propósito de vida

Me gustaría destacar algunas reflexiones e ideas interesantes de este libro sobre el sentido de la vida y el propósito en la vida:

Pon orden en tu vida

Busca “Lo único”, lo más importante, lo que te acerca a lo que quieres conseguir en tu vida, en tu trabajo o en cualquier área de tu vida.

Es la mejor manera de conseguir aquello que quieres.

Hay que preguntarse para ello: ¿Qué es lo único que puedo hacer esta semana y gracias a lo cual todo lo demás me va a resultar más fácil o innecesario?

Cuando quieres tener las máximas posibilidades de triunfar en algo, tu estrategia en la vida debe ser siempre la misma: simplificar.

Reduce el objeto de tu atención

Pensar en “Lo único” es una manera de vincular más estrechamente lo que uno hace con lo que uno desea.

Así, para obtener resultados extraordinarios viene determinado directamente por cuánto seamos capaces de reducir el objeto de nuestra atención.

Por tanto, aumentar nuestra concentración.

Simplificar es una estrategia sencilla que da frutos extraordinarios y que funciona.

Por eso funciona siempre, en cualquier parte y para cualquier asunto.

¿Por qué? Porque tiene únicamente un objetivo: acabar conduciéndote al punto clave.

Sólo avanzan en este mundo aquellos que se centran en una cosa cada vez. Og Mandino

Alcanzar el éxito

Si buscas en cualquier historia exitosa verás que siempre hay una única idea detrás.

Aparece en la trayectoria de cualquier negocio de éxito y en la vida profesional de cualquiera que haya triunfado.

Tiene además relación con las pasiones y las habilidades personales.

Todos tenemos pasiones y habilidades.

Pero en las personas que han triunfado de manera extraordinaria hay una emoción intensa o una habilidad aprendida que destaca.

Esa habilidad los define y los impulsa más que cualquier otra cosa.

 

LAS SEIS MENTIRAS QUE SE INTERPONEN ENTRE EL ÉXITO Y TÚ

Todas las cosas importan por igual 

La actividad muchas veces no tiene nada que ver con la productividad, y estar atareado rara vez tiene que ver con hacer una tarea con eficacia.

El principio de Pareto es tan real como la ley de la gravedad, y sin embargo mucha gente no logra ver su importancia.

No se trata de una simple teoría: es una certeza de la naturaleza demostrable y predecible y una de las mayores verdades sobre la productividad jamás descubiertas.

Richard Koch, en su libro “El principio del 80/20”, definió esta regla como nadie: “el principio del 80/20 afirma que una minoría de causas, contribuciones o esfuerzos suele provocar una mayoría de resultados, rendimientos o productos”.

Pareto apunta en una dirección muy clara: la mayor parte de lo que uno desea será producto de una parte mínima de lo que uno hace.

Los resultados extraordinarios son fruto, de una manera desproporcionada, de muchas menos acciones de lo que la mayoría creemos.

La multitarea

Los triunfadores siempre avanzan partiendo de un sentido claro de lo que es prioritario.

Simplifica. No te centres en estar ocupado, sino en ser productivo.

Las personas sí que somos capaces de hacer dos o más cosas a la vez, como caminar y hablar o mascar chicle y mirar un mapa, pero, igual que les ocurre a los ordenadores, lo que no podemos es centrarnos en dos cosas al mismo tiempo.

Nuestra atención oscila de una cosa a otra.

Puedes hacer dos cosas a la vez, pero no puedes centrarte eficazmente en dos cosas al mismo tiempo.

La multitarea no es más que la oportunidad de fastidiar más de una cosa a la vez. Steve Uzzell

Una vida disciplinada 

Llega hasta el fondo.

Una vez hayas averiguado qué es lo que importa, sigue preguntándote qué es lo que más importa hasta que no quede más que “Lo Único”.

Pon esa actividad crucial en el primer puesto de tu lista de éxitos.

Di que no. Ya optes por decir «más tarde» o «nunca», la cuestión es decir «ahora no» a cualquier otra cosa hasta que hayas concluido tu tarea más importante.

El truco del éxito es escoger el hábito adecuado y hacer acopio de la suficiente disciplina para consolidarlo. Nada más.

La fuerza de voluntad está siempre disponible

No caigas en la trampa de ir tachando la lista en orden.

Si creemos que las cosas no importan todas por igual, deberemos actuar en consecuencia.

Por eso, no le pidas demasiado a tu fuerza de voluntad.

El suministro diario de fuerza de voluntad es limitado, así que decide qué es lo que importa y resérvala para eso.

Asigna un tiempo a tu tarea. Haz lo que más importa a primera hora del día, cuando tu fuerza de voluntad está al máximo.

Una vida equilibrada 

No pierdas de vista el indicador de nivel de combustible.

Para tener una fuerza de voluntad a toda potencia necesitarás tener el depósito lleno.

Nunca dejes que peligre lo que más importa por el simple hecho de que te falte combustible para el cerebro.

Come bien y con regularidad.

Para lograr unos resultados extraordinarios tienes que escoger aquello que más importa y dedicarle todo el tiempo que sea necesario.

Eso exige apartarse mucho del equilibrio respecto a todas las demás cuestiones del trabajo y solo dedicarles atención de tarde en tarde para contrapesar la situación.

Lo grande es malo

Pensar “a lo grande” es esencial para obtener resultados extraordinarios.

El éxito exige acción, y la acción exige reflexión.

Pero hay una pega: las únicas acciones que sirven de trampolín para un gran éxito son aquellas en las que previamente se ha pensado “a lo grande”. Hitchcock, Picasso, Gandhi y otros que «vieron las cosas de manera distinta» y que lograron transformar el mundo que conocemos.

La cuestión es que no escogieron entre las opciones disponibles, sino que imaginaron unos resultados que nadie había concebido antes.

Hicieron caso omiso de la carta y pidieron platos de su propia creación.

Como nos recuerda ese anuncio: «Las personas que están lo suficientemente locas para creer que pueden cambiar el mundo son las únicas que pueden hacerlo».

No temas al fracaso

El fracaso forma parte del camino hacia unos resultados extraordinarios tanto como el éxito.

Adopta una mentalidad de crecimiento y no tengas miedo de adónde pueda llevarte.

Tu gran idea única es tu propósito, y tu pequeña idea única es la prioridad de la acción que emprendes para conseguirlo

La gente más productiva parte del propósito y lo utiliza como si de una brújula se tratase.

Dejan que el propósito sea la fuerza que los guíe para determinar la prioridad que empuja sus actos.

Este es el camino más recto hacia unos resultados extraordinarios.

¿Qué es para tí “lo único” donde enfocarte? ¿Tienes puesta ahí tu intención y tu atención en tu día a día?

¿Sabes cuál es tu propósito en la vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *