VI hábito: Desarrolla las sinergias

Stephen Covey en su libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” define la sinergia como la actividad superior de la vida: la puesta a prueba y la manifestación del resto de hábitos. La sinergia es la esencia del liderazgo transformador. Cataliza, unifica y libera las más grande energía del interior de la persona.

6. SEXTO HÁBITO: Desarrolla las sinergias

Cuando uno comunica con sinergia abre su mente, su corazón y sus expresiones a nuevas posibilidades, nuevas alternativas, nuevas opciones. Uno no está seguro de cómo saldrán las cosas o cuál será el resultado, pero interiormente experimentamos una sensación de entusiasmo, seguridad y aventura, confiamos en que todo será mejor después del proceso. Se cree que las partes implicadas obtendrán más comprensión, y el estímulo de ese aprendizaje y comprensión recíprocos creará impulso para una mayor comprensión, aprendizaje y desarrollo.

Para que las personas puedan colaborar con sinergia es necesario invertir tiempo en “crear una cuenta bancaria emocional”, es decir, que se conozcan entre sí, que conozcan sus intereses, sus esperanzas, metas, preocupaciones, sus antecedentes, sus marcos de referencia y sus paradigmas. De esta forma la comunicación parte de una buena base de confianza y cooperación.

La clave de la sinergia interpersonal es la sinergia intrapersonal, es decir, la sinergia interior de cada persona. Esto se resumen en los tres primeros hábitos, (provoca el cambio, enfócate a tu propósito y prioriza lo importante), que proporcionan seguridad interior suficiente como para asumir los riesgos de ser abierto y vulnerable. Así desarrollamos la mentalidad de abundancia de ganar/ganar y la autenticidad del quinto hábito.

Cuando una persona tiene acceso al hemisferio derecho, intuitivo, creativo y visual y también al hemisferio izquierdo, analítico, lógico, opera con la totalidad del cerebro. Es decir, hay sinergia psíquica en el cerebro. La persona efectiva tiene la humildad el y el respeto necesarios para reconocer sus propias limitaciones perceptuales y apreciar los ricos recursos que pone a su disposición la interacción con los corazones y mentes de otras personas. Valora las diferencias porque acrecientan su conocimiento, su comprensión de la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *