La empresa que quería salvarse

Me han parecido muy interesantes las reflexiones que plantea César Piqueras en su libro “La empresa que quería salvarse y no sabía cómo” y me gustaría compartir algunas de ellas con vosotros.

César habla de ocho paradigmas del éxito en las empresas excelentes:

1. Paradigma de la cooperación: En muchas ocasiones estamos acostumbrados en las empresas a centrarnos en los competidores, en qué hacen o qué cuota de mercado tienen… ¿Cómo afectaría a nuestros procesos el centrarnos en los clientes y en la sociedad? Algunas veces se está más ocupado en competir incluso con otros departamentos de la empresa, en vez de tomar conciencia de que “estamos en el mismo barco”. ¿Qué implicaría en nuestra empresa o equipo trabajar con mayor cooperación? ¿Qué cosas deberíamos hacer de forma diferente?

2. Paradigma de centrarse en el proceso: ¿Qué es más importante en la empresa, el proceso o el resultado? ¿Recordamos alguna ocasión en la que el equipo ha trabajado de forma brillante, ha fluido en el proceso, aunque no se haya conseguido el resultado planeado? ¿Cuál ha sido nuestra actitud como líderes? ¿Qué consecuencias ha tenido?

3. Paradigma del cambio: ¿Qué seguridad tenemos de que las variables actuales no van a cambiar? ¿Con qué frecuencia se producen esos cambios en el entorno en el que nos movemos? ¿Con qué frecuencia cambiamos procesos, procedimientos o acciones en nuestra empresa? ¿Somos capaces no sólo de adaptarnos a esos cambios, sino de anticiparnos a ellos?

4. Paradigma de la aceptación: ¿Cómo escucho a los miembros de mi equipo? ¿Qué hago para escuchar de forma empática y ponerme en el lugar del otro? ¿Cómo consigo no enjuiciar cuando escucho, sino prestarle toda mi atención e intentar comprenderle?

5. Paradigma del Ser: ¿Cómo integro las dimensiones de mente, cuerpo, emoción y espíritu? ¿Cómo incentivo a los miembros de mi equipo para que ellos consigan equilibrar estas dimensiones?

6. Paradigma del servicio: ¿Cómo practico la generosidad y la humildad con mis colaboradores? ¿En qué demuestro mi capacidad de servicio hacia ellos?

7. Paradigma de la invocación, (en contraposición al de la imposición): ¿Qué ejemplo doy a mis colaboradores? ¿Cómo de coherente es mi forma de actuar con mis palabras?

8.Paradigma sistémico, (visión de conjunto, global): ¿Cómo aprovecho la sinergia del conjunto? ¿Cómo descubro los diferentes roles de las personas de mi equipo, cómo se complementan y cómo pueden trabajar de forma más eficiente?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *