Mensaje en comunicación: cómo hacer que tu mensaje llegue más

El mensaje en comunicación. Siempre comunicamos. Es imposible no comunicar, aun cuando no estamos hablando. Es interesante tomar conciencia de que siempre estamos comunicando un mensaje, aunque estemos callados o pretendamos mantenernos “al margen” o “neutrales” ante una situación. Ese mensaje se transmite no sólo con nuestras palabras, sino también con nuestro lenguaje no verbal, (tono, volumen, ritmo,…) y corporal, (gestos, postura, mirada,…).

Mensaje en comunicación : cómo transmitir el mensaje

De igual modo, con nuestra comunicación estamos influyendo en los demás. En todas nuestras interacciones con ellos transmitimos un mensaje que provoca unas reacciones conscientes e inconscientes en las personas que lo reciben.

Así, hoy me gustaría compartir con vosotros algunas reflexiones relacionadas con cómo transmitir el mensaje de forma que pueda llegar más al receptor. Estas ideas están basadas en las investigaciones de PNL, (programación neurolingüística) que comenzaron en los años 70 Richard Bandler y John Grinder.

Por tanto, la programación neurolingüística es una disciplina que investiga cómo nuestro lenguaje se relaciona con los procesos neurológicos y su influencia en los patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia y sobre los que se puede actuar para poder conseguir objetivos en la vida.

Desde la perspectiva de la PNL las personas podemos percibir la realidad que nos rodea a través de tres sistemas representacionales: Visual, Auditivo y Kinestésico.

PNL y los sistemas representacionales

Desde luego, esta clasificación tiene relación con los sentidos que utilizamos en mayor medida para captar la información exterior:

  • Visual: las personas más visuales captan el mundo con los ojos, se fijan mucho en los detalles visuales, tamaños, formas, colores, etc. En su comunicación suelen emplear palabras relacionadas con esta idea: “ya veremos”, “eso es un regalo para la vista”, “no lo veo claro”, etc.
  • Auditivo: la información les llega a través del oído, recuerdan más fácilmente sonidos, música en una situación dada, las palabras o frase que alguien dijo, etc. En su forma de hablar utilizan con frecuencia expresiones relacionadas con este sentido, “eso no me suena bien”, “me llama la atención”, “hacer oídos sordos”, “eso no me dice nada”, etc.
  • Kinestésico: utilizan el resto de los sentidos para interpretar la información que les llega, (gusto, tacto, olfato). En su comunicación utilizan con frecuencia expresiones del tipo: “eso me dejo frío”, “esa conversación no me huele bien”, “fue una reunión acalorada”, etc.

 

Mensaje en comunicación : sistemas representacionales PNL

Los sistemas representacionales dan información de la preferencia que las personas tienen a la hora de interpretar la información que les llega del exterior. Con frecuencia solemos tener un sistema representacional de preferencia y otro secundario.

Quien quiera enseñarnos la verdad que no nos la diga. Que nos sitúe de tal modo que la podamos descubrir por nosotros mismos. José Ortega y Gasset

Así, por poner un ejemplo sencillo para comprender los sistemas representacionales pensemos en un niño que tiene que estudiar un tema para un examen. Analicemos cuáles serán sus preferencias según cuál sea su sistema predominante:

  • Visual: seguramente el niño preferirá hacer esquemas, subrayar con colores fosforitos, utilizará las imágenes o el formato de la página para recordar el texto, las palabras, etc.
  • Auditivo: optará por repetir en voz alta la lección, escuchar una grabación, recordar las palabras del profesor, etc.
  • Kinestésico: quizás opte por estudiar en movimiento, o usando piezas que le generen sensaciones, haciendo algo él mismo como escribir o representar la escena, o combinando diferentes acciones, etc.

Seguro que si este niño fuera tu hijo no le obligarías a estudiar de una forma determinada, sino de la forma que más fácil le resultase para conseguir el objetivo, ¿verdad?

Por tanto, eso mismo es lo que debemos recordar cuando estamos comunicándonos con otras personas. Es interesante prestar atención a cuál es el sistema predominante que utilizan, y, utilizando nuestra empatía, adaptarnos en nuestra comunicación a ese sistema.

Identificar cuál es su sistema representacional

En primer lugar, para saber identificar cuál es su sistema representacional favorito recordemos que debemos prestar atención a cuál es el principal foco de atención en el que esa persona se centra a la hora de hablar, cuáles son los aspectos más importantes para ella, (si son visuales, auditivos y kinestésicos).

Así, en situaciones en las que estemos hablando ante una audiencia o en las que no conozcamos mucho a nuestro interlocutor lo más acertado será utilizar todos los sistemas representacionales. Algunas personas comprenderán más nuestro mensaje con las imágenes que usemos, las fotografías, las palabras o textos de nuestra presentación, otras a través de nuestro discurso, nuestras frases, la música que utilicemos y otras recordarán más lo que les hagamos tocar, oler, sentir o imaginar. Si empleamos una combinación de todos esos recursos estaremos seguramente impactando más en ellas con nuestro mensaje.

Por eso, aunque pueda parecerlo al principio no es algo tan difícil, sólo es cuestión de práctica.
De esta forma, cualquier interlocutor se pueda ver reflejado en lo que describimos, (visual), escuchar lo que decimos, (auditivo) y sentirse arropado en nuestra comunicación, (kinestésico).

Sobre estos aspectos del mensaje en comunicación, ¿qué opinión tienes de estas ideas? ¿Cómo lo ves? ¿Te resuena de alguna forma? ¿Cómo lo percibes?

Bibliografía recomendada:
• “La estructura de la magia”, R. Bandler y J. Grinder
• “Use su cabeza, para variar”, R. Bandler y J. Grinder
• “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas”, Dale Carnegie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *