Competencias de la inteligencia emocional (III): Autorregulación

Tercera parte de los post dedicados a las Competencias de la inteligencia emocional: autorregulación. ¿Qué tipos de inteligencia emocional hay? En este nuevo post de la serie Inteligencia Emocional hablamos de la Autorregulación. Una de las competencias de la inteligencia emocional básicas. 

Autoregulación emocional

Como hemos comentado en anteriores posts, la inteligencia emocional es el conjunto de habilidades que permiten identificar y expresar de forma equilibrada nuestras emociones, así como entender las de los demás y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento.

Dentro del área de la inteligencia intrapersonal vimos en el último post las competencias relacionadas con el autoconocimiento.

En esta ocasión vamos a centrarnos en las concernientes a la autorregulación, que es la capacidad para encontrar el equilibrio ejerciendo control sobre sus propias emociones, pensamientos, impulsos o comportamientos de forma coherente a su criterio.

Qué es la autorregulación en la inteligencia emocional

AUTOCONTROL

Es la capacidad para gestionar de forma adecuada la manifestación de nuestras emociones, es decir, tener la habilidad para expresar o controlarlas en función de lo que consideremos más adecuado según las circunstancias.
Es nuestra elección para conseguir comportarnos de una forma equilibrada, donde las emociones contraproducentes las reducimos o controlamos y las que nos pueden beneficiar las fomentamos.

Se trata de que todas las emociones, positivas y negativas, se experimenten y se expresen en forma adecuada.

La persona que manifiesta un buen autocontrol es, a su vez, asertiva, defendiendo sus derechos, opiniones y sentimientos sin dañar o herir a los demás.

La autoconciencia nos permite conocer nuestras emociones y el autocontrol nos permite gestionarlas.

No sirve de nada poseer una plena conciencia de lo que nos cuesta controlar nuestra ira, por ejemplo, y seguir enfadándonos desproporcionadamente en los diferentes encuentros o interacciones personales.

La asertividad se considera una actitud de autoafirmación y defensa de nuestros derechos personales que incluye la expresión de nuestras opiniones, creencias, valores, sentimientos en forma adecuada, respetando a nuestros interlocutores.

¿CÓMO IR ENTRENANDO MI AUTOCONTROL?

  • Haz una lista por escrito al final del día, (durante una semana), de las situaciones que han ocurrido durante el día en las que no has reaccionado de la forma que querías, o te has dejado llevar por una emoción negativa (como por ejemplo el enfado).
  • Decide cómo vas a afrontar la próxima situación en la que se manifiesta esa misma emoción, y qué vas a hacer para no reaccionar de forma automática, (por ejemplo realizar varias respiraciones profundas seguidas, contar hasta diez antes de responder, salir unos minutos del lugar, etc).
  • Tomar conciencia de tu nivel de asertividad en tu comunicación: ¿eres asertivo, sumiso o más bien agresivo? ¿Qué primer pequeño paso te gustaría poner en práctica a partir de mañana para mejorar tu asertividad?

La autorregulación o cómo encontrar el equilibrio emocional

INNOVACIÓN

Es la capacidad de crear, de generar ideas o de incorporar cambios que permiten mejorar o de dar un nuevo enfoque a las situaciones para poder evolucionar.

¿CÓMO IR ENTRENANDO MI CAPACIDAD DE INNOVACIÓN?

  • Ejercita tu creatividad. Elige una situación concreta cada día (durante 2 semanas) y anota por escrito una lluvia de ideas de posibles alternativas o escenarios que se te ocurran. No juzgues si las ideas son buenas o malas, simplemente genera ideas.
  • Elige un tema que te interese mucho e investiga toda la información posible que puedas recopilar durante una semana, (internet, bibliotecas, revistas, etc). El último día haz una lista de ideas que se te ocurran relacionadas con ese tema.
  • Establece una rutina diaria de realizar una actividad creativa o manualidad, (por ejemplo, pintar, escribir, hacer un collage, etc).
  • Dedica un momento concreto a la semana, durante una hora, a “no hacer nada”, (puedes practicar mindfulness o meditación, si lo prefieres).

HONRADEZ

Es el ser sincero e íntegro en la forma de actuar e implica coherencia entre lo que se piensa, se dice y se hace, lo que inspira a su vez confianza en los demás.

Quien es honrado se muestra como una persona recta y justa, que se guía por aquello considerado como correcto y adecuado.

La persona honrada no miente ni incurre en falsedades, ya que una actitud semejante iría en contra de sus valores morales, es transparente y tiende a actuar de forma recta.

¿CÓMO IR ENTRENANDO MI HONRADEZ?

  • Reflexionar sobre el grado de cumplimiento de las tareas a las que me comprometo. ¿Soy coherente con mis compromisos? ¿Soy fiable y cumplo mi palabra?
  • Analizar mi grado de sinceridad con las personas que me relaciono. ¿Digo la verdad aunque pueda traer problemas? ¿Cómo quiero comportarme a partir de ahora?
  • Analizar cómo hablo de las personas de mi entorno cuando no están delante. ¿Soy consecuente con mi forma de actuar tanto cuando están delante como cuando no lo están? ¿Qué quiero hacer a partir de ahora?

ADAPTABILIDAD

Es la capacidad para resolver problemas y reaccionar de manera flexible a las exigencias cambiantes del entorno, sin que ello redunde en una disminución de la eficacia y el compromiso.

¿CÓMO IR ENTRENANDO MI ADAPTABILIDAD?

  • Cuida tu cerebro: sigue una alimentación equilibrada, realiza una actividad física constante, respeta diariamente las horas de sueño que necesitas y mantén el hábito diario de la lectura.
  • Identifica al menos 5 tareas que haces diariamente de forma casi automática, y cambia de forma consciente durante 21 días tu forma de realizarlas, (por ejemplo, cepillarte los dientes con la otra mano, cambiar la ruta que sigues para ir a la oficina, etc.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *